¿Eres de los que piensa que el yoga es solo para adultos? ¿O de los que piensa que solo lo pueden practicar los niños tranquilos?

Nada más lejos de la realidad. El yoga es una disciplina que pueden practicar tanto pequeños como mayores, ya sean tranquilos o moviditos. Es un ejercicio de lo más saludable y enriquecedor, para el cuerpo y la mente. A partir de los dos años y medio de edad es buen momento para empezar a practicarlo.

 

Pero, ¿qué beneficios tiene el yoga para niños?

La práctica de yoga les ayuda a mejorar múltiples aspectos:

  • Les ayuda a mejorar su concentración.
  • Les ayuda a identificar y gestionar sus emociones.
  • Además, toman conciencia de su propio cuerpo, mejorando su coordinación, flexibilidad y postura corporal.
  • Les sirve de herramienta con la que conectar con su esencia y mejorar su relación con su entorno natural.
  • Aprenden técnicas de relajación y respiración.
  • También fomenta la autoestima del niño.
  • Les permite desarrollar la creatividad y el mundo interior.

Y es un momento de interacción social.

Entonces, ¿cómo es una sesión de yoga para peques en Novainfancia?

Una clase de yoga para niños no es igual que una para adultos. Los niños trabajan mucho con sus emociones, hablan de ellas, las expresan. Y todo se hace a través del juego, la manera más esencial, natural y respetuosa que tienen los niños de aprender.

Nuestra seño-yogui es Patri. Es una de esas personas que nada más verlas sabes que tiene una luz especial. Ella les enseña a cantar “mantras”, que sirven para transmitir al sistema nervioso mensajes como la relajación, el positivismo, la conexión o la calma.

Además, los niños practican posturas corporales que les permiten expresar con su cuerpo al tiempo que aprenden a controlarlo, ya sea imitando a animales o moviéndose al ritmo de la música.

También trabajan las visualizaciones guiadas, donde se fomenta mucho la expresión de las emociones. A través de los dibujos, se les ayuda a los niños a canalizar sus energías y mediante ejercicios de respiración se les ayuda a ser más conscientes de su cuerpo, conectar con su corazón y serenar su mente.

 

 

En Novainfancia creemos que es más difícil dar lo mejor de uno mismo si no se está sano interiormente, cuando no se trabaja la felicidad y el crecimiento interior. Por eso creemos que, si enseñamos a los niños a canalizar sus energías, a encontrar su calma, a conectar con su corazón, les estamos dando unas magníficas herramientas para cuando sean adultos, sean capaces de afrontar sus problemas con tranquilidad y firmeza, apreciando la felicidad escondida en las pequeñas cosas y relativizando las situaciones complicadas que se les presenten en la vida.

Porque en Novainfancia crecemos como en casa, transmitimos muy buen rollo y cultivamos el karma, ¡sabemos de corazón que el yoga es una herramienta para ser feliz!

 

Apúntate ya en Las extraescolares de Novainfancia!