A Papá lo homenajeamos toda una semana, menudo circuito psicomotor diseñamos en torno al cuento “En brazos de papá me siento genial”, movimos el esqueleto con la máxima ternura, cosquillas y abrazos incluidos!!!